Desmontando los mitos más extendidos sobre las latas de conserva Desmontando los mitos más extendidos sobre las latas de conserva
27 diciembre, 2018 caballadmin

Desmontando mitos sobre las latas de conserva

Desmontando mitos sobre las latas de conserva

Las conservas en latas llevan acompañando a la historia del ser humano desde principios desde hace más de 200 años. Patentadas por el inventor inglés Peter Durand, allá donde exista una cocina habrá latas de conservas. Y es que, sus numerosas virtudes gastronómicas y lo extendido de su uso en los fogones más importantes han hecho que la visión colectiva de las latas de conservas se haya moldeado hasta convertirse en un producto indispensable dentro del maravilloso mundo del picoteo.

Esta herramienta eficaz para consumir pescado en nuestro día a día, en pequeñas raciones, manteniendo todos sus nutrientes y de forma rápida presenta tantos beneficios que desde el Consejo Regulador de la Melva de Andalucía y la Caballa de Andalucía no podemos hacer más que celebrarlos con ganas y compartirlos.

Dicho esto, y subrayando el hecho de que la visión del consumidor ha cambiado a lo largo de los años, toca desmontar los principales mitos que las rodean para poner el foco en lo que de verdad importa: las latas de conserva son el complemento perfecto para la dieta de los que más quieres.

 

Mito 1: Las latas llevan conservantes químicos perjudiciales para la salud

Ni mucho menos. La lata, esterilizada y bajo controles exhaustivos a alta presión, junto con el líquido de gobierno que acompaña al producto (vinagres, aceites naturales o salmuera) son los dos únicos conservantes que encontrarás. Y es que, ¿qué sentido tiene agregar productos químicos para mantener el producto cuando ya viene sellado al vacío y acompañado de conservantes naturales?

En el Consejo Regulador de la Melva de Andalucía y la Caballa de Andalucía lo tenemos claro: ofrecerte el auténtico sabor del mar pasa por un proceso de elaboración artesano, tradicional y meridianamente opuesto a la utilización de químicos. Ni antes ni durante ni a la hora de envasarlo.


Mito 2: La lata influye negativamente en el sabor del producto

Otra falsa creencia que se desmonta con facilidad. Las latas de conserva, elaboradas en su mayoría con aluminio, vienen recubiertas por un barniz inocuo y lacas sanitarias, garantizando así la calidad del producto que almacenan.

No, desde luego que una lata de Caballa de Andalucía o Melva de Andalucía no sabrá “metálica” en ninguna circunstancia. De hecho, cada bocado te sabrá mejor que el anterior. ¿Te animas a probarlo?


Mito 3: Los alimentos enlatados no contienen los mismos nutrientes

A la hora de su preparación se cuentan con productos frescos, por lo que, una vez envasados, mantienen todas las propiedades hasta que el alimento encuentra su fecha de vencimiento. ¿Qué lo diferencia entonces de uno recién comprado en el mercado? ¡Que con una lata lo puedes consumir cuando quieras!

La realidad es muy distinta a lo que ha trasmitido este mito a lo largo de los años. Los alimentos almacenados al vacío con aluminio lacado se protegen de forma inmejorable, manteniendo todos sus nutrientes durante mucho tiempo.


Mito 4: El líquido que trae no es bueno para su consumo. ¡Tíralo!

¿Te has deshecho del aceite o salmuera antes de consumir el producto? Aunque no nos extrañe, este mito va de la mano con el primero, y se topa de forma irremediable con la verdad: el líquido de gobierno o cobertura es el mejor acompañante del alimento.

Desde el Consejo Regulador de la Melva de Andalucía y la Caballa de Andalucía no caben dudas. Para conservar los alimentos con todas las garantías se deben usar los mejores productos; esos que subrayan los beneficios de la materia prima. Es por ello que el aceite de oliva y girasol se postulan como la primera opción para nosotros.


Mito 5: Una vez abierta di adiós al alimento

¿Sabías que el mejor recipiente para guardar un producto de conserva es la propia lata? Tan solo necesitarás taparla con papel de plata o film y tendrás el “plato” definitivo. De hecho, existe una receta dedicada a su reutilización, la “Re-Conserva de Melva Canutera”, y la puedes descubrir a continuación.

Soluciones para seguir saboreando las latas del Consejo Regulador existen muchas, así que te animamos a seguir descubriéndolas día a día. ¡Las latas serán tus mejores aliadas!


Mito 6: ¡Contaminan más que ningún otro envase!

Qué mejor forma que dar el cierre a los mitos que mirando por el medioambiente. Pese a que en su elaboración se dedique energía en las fábricas, su reciclado está tan extendido que siempre habrá una segunda vida para el recipiente.

En contra posición con los botes de plástico o vidrio, que tardan más de 900 años en degradarse, las latas no tardan más de 10 años. Una diferencia más que sustancial. Pero lo verdaderamente importante es su capacidad de transformarse en todo aquello que se nos ocurra.

 

El proceso de elaboración de nuestras latas

El proceso de envasado artesanal de la Melva de Andalucía y la Caballa de Andalucía en las latas comienza tras recibir la materia prima, prosigue sometiéndola al descabezado y eviscerado, y tras una cocción en salmuera, está listo para ser pelado sin adición de productos químico alguno y colocándolo pieza a pieza en cada lata con el fin de proteger y conservar el inconfundible sabor del producto.

Todo este proceso, en el que el aceite de oliva y de girasol protagoniza el último tercio de elaboración, lo hacemos tal y como nos enseñaron nuestros maestros artesanos, alejado de químicos y teniendo presente que la materia es la verdadera esencia de cada lata.


Disfruta el auténtico sabor del mar con las latas de Melva de Andalucía y Caballa de Andalucía

En nuestro compromiso por invitarte a redescubrir el consumo de las latas de conserva, consideramos fundamental acercarse a la Melva de Andalucía y la Caballa de Andalucía: los tesoros gastronómicos que dignifican y subrayan la importancia de esta herramienta de conserva tan práctica.

Ya no solo por sus numerosos beneficios nutricionales, que son muchos y entre los cuales destacan los aportados por el aceite de oliva, sino por servir de complemento ideal en tus momentos más sabrosos.

Atrévete a introducir el poder de la conserva en cada época del año y benefíciate de sus saludables propiedades mientras disfrutas el tesoro de nuestras costas.

¡Que no te den la lata con tanto mito!

Share
, , ,